Follow by Email

jueves, 27 de diciembre de 2012

LAS MINORÍAS MUSULMANAS EN OCCIDENTE (EN EUROPA Y EN ESPAÑA)

-notas tomadas en la conferencia de Abdelaziz Hammaoui, Responsable de RRHH del centro cultural islámico de Valencia y profesor de la Cátedra de las Tres Religiones de la Universidad de Valencia, en el Seminario de Investigación para la Paz-.

http://www.levante-emv.com/
Hace cuarenta o cincuenta años, asistir a un curso sobre mundo islámico solo habría tenido un motivo: curiosidad o interés personal. Hoy en día, la sociedad podría encontrar más motivos para acercarse a él. Por un lado, España siempre ha compartido la historia con los musulmanes. No tenemos más que acordarnos de la Mezquita de Córdoba o la Alhambra de Granada. Por otro, gracias a la globalización y a las migraciones convivimos con musulmanes en nuestro día a día. Esto hace que la comunidad musulmana sea una pieza más de la realidad española. No hay que olvidarse, sin embargo, que otro motivo pueda ser la creciente difusión de noticias sobre el mundo árabe (movilizaciones, terrorismo, etc.); si nos explican la realidad musulmana, las podremos interpretar mejor.

Datos sobre el mundo islámico 

El número de países musulmanes podría variar desde 37 hasta 50, dependiendo de los criterios que tuviéramos en cuenta. Lo que si debemos aceptar es que musulmán y árabe son conceptos distintos. Los árabes no son ni el 20% del mundo musulmán. De la misma manera, existen minorías musulmanas en todo el mundo. En Europa, por ejemplo, la minoría musulmana cuenta con 50 millones de personas. Una minoría que engloba a más habitantes que Oriente Medio. En China o la India hay cerca de 100 millones de musulmanes.

 Los motivos que llevaron a las minorías musulmanas a emigrar hacia Occidente son muy diferentes: religiosos, políticos o económicos. Antes del 11S, por ejemplo, Canadá y EEUU eran los países que mejor trataban a las minorías musulmanas y donde éstos podían vivir su fe en plenitud, lejos de sistemas dictatoriales que limitaban las libertades individuales.

 Los 50 millones que forman la minoría musulmana de Europa emigraron por causas diversas. Por ejemplo, la industrialización económica, las facilidades para vivir la fe o la educación hicieron que una buena parte de musulmanes emigrara a Gran Bretaña, Francia o Alemania. Esta variedad de razones hace que las minorías se formen sin planificación, sin estrategia de futuro, y su único objetivo se convierte en mantener su identidad musulmana.

 En el caso de Europa, al final, sin darse cuenta las minorías crearon una nueva identidad, el islam europeo. Ya no se sienten viviendo en una minoría, sino franceses o ingleses como el resto de sus ciudadanos de Francia o Gran Bretaña. Esto se consigue gracias a la participación académica social y al establecimiento de unas normas que suelen responder a las necesidades de la minoría.

 Sin embargo, 2001 marca un antes y un después para estas comunidades que habían conseguido cierta integración. Europa se ve envuelta en una especie de estado de excepción, persecución mediática y cierta islamofobia. Todo lo islámico empieza a parecer sospechoso.

El Estado y el Islam

El modelo de Estado español, alemán o italiano es aconfesional, laico. El Estado no interviene en la organización interna de las minorías religiosas, pero sí las apoya. Se crean mecanismos de colaboración con estas minorías y, dependiendo de la experiencia de cada país en temas de gestión cultural y religiosa y el tiempo que la minoría reside en país, su grado de libertad varía.

 En España, en los años sesenta, se aprobó la ley de libertad religiosa y ello conllevó la creación de la primera minoría musulmana. En 1967, la religión islámica enraizó en el país y perduró en el futuro, a través de acuerdos con minorías musulmanas, judías y protestantes.

 España es uno de los países más avanzados en organización de relaciones con las minorías religiosas. En el código civil existen leyes como las siguientes:
 • En los colegios públicos debería haber clases de religión islámica si hay más de 20 alumnos que profesen esa religión.
 • Los musulmanes tienen derecho a comida halal en centros penitenciarios, hospitalarios y educativos.
 • Los reclusos musulmanes tienen derecho a asistencia religiosa musulmana.
 • Los musulmanes tienen derecho a pedir días libres en fiestas célebres para la religión que profesan.

 En muchos casos, estas leyes o no se aplican o no se conocen. La mayoría de las veces nos damos cuenta de que se politizan ciertos asuntos que no deberían llevarse a debate porque existe una ley que define la manera de actuar. El ejemplo más claro es el uso del velo: en vez de cumplirse la ley, se da prioridad a exigencias de los [algunos] ciudadanos.

Barómetro de las opiniones de los musulmanes en España

 Para los musulmanes, la religión constituye una seña de identidad primordial, considerándose, aun así, adaptado a la vida española. Una gran mayoría se considera integrado en España y admite ser española y musulmana. Los musulmanes piensan que el Estado debería ser totalmente neutral y no defender a ninguna religión. Asimismo, rechazan por completo la violencia como herramienta para difundir creencias religiosas y declaran que el Islam es compatible con los Derechos Humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada